Según los órganos europeos e internacionales de Derechos Humanos, un incidente de odio es aquel que es percibido por la víctima o por cualquier otra persona como racista, xenófobo o de otra forma de intolerancia, aunque no sea delito. Cualquier persona puede ser víctima de un incidente o de un delito de odio, con independencia de que pertenezca realmente al grupo al que va dirigida la hostilidad o prejuicio

La discriminación, por ejemplo, puede ser considerada como incidente de odio, según el Consejo de Europa:

“la discriminación se produce cuando las personas reciben un trato menos favorable que el dispensado a las demás que se encuentran en una situación comparable solo porque forman parte, o se considera que pertenecen, a un determinado grupo o categoría de personas. Las personas pueden ser discriminadas debido a su edad, discapacidad, etnia, origen, creencias, raza, religión, sexo o género, orientación sexual, idioma, cultura y por muchos otros factores”.

Es importante saber que la discriminación es un acto ilegal que debe ser denunciado, aunque no tiene por qué llegar a constituir delito.

Saber más

Translate »