Hiyab

RUMOR: “El hiyab supone la sumisión de la mujer frente al hombre y, por eso, crea problemas de convivencia.”

La realidad

En España hay una percepción de las personas musulmanas distorsionada por los medios de comunicación y los rumores que circulan sobre ellas, ofreciendo una visión parcial de una realidad compleja.

Causan extrañeza porque “su cultura” es percibida como diferente e incompatible con la sociedad española debido a las formas de alimentación o de vestir, la centralidad percibida de la religiosidad en su forma de vida y el supuesto trato discriminatorio hacia las mujeres así como la sumisión o aceptación de ese trato por ellas. Homogeneizando una religión que se vive de diversas maneras en diferentes países del mundo.

Saber más

Imagen de musulmanes

Una de esas señas de identidad más destacadas para las personas musulmanas es la religión. Sin embargo, ello no es obstáculo para que respeten los sentimientos religiosos de las demás personas. Los datos del Barómetro de Opinión de la Comunidad Musulmana de origen inmigrante en España (realizado por el Gobierno), reflejan que:

  • No piensan que ninguna religión sea superior a otra ni que nadie tenga la autoridad para decir a los demás cómo vivir o actuar
  • Consideran que los no creyentes tienen el mismo valor y dignidad como personas que los creyentes
  • Creen absolutamente inaceptable la violencia como forma de defender o difundir las creencias religiosas

De hecho, la sociedad española también demuestra cierta apertura y flexibilidad. Dos tercios de las personas residentes en España "considera inaceptable la exclusión de una alumna de la escuela por llevar el velo o hiyab". Cifra que aumenta al 81,2% en el caso del colectivo de personas estudiantes.

Saber más

Porcentaje que considera inaceptable
la exclusión por llevar velo o hiyab Colectivo estudiantil

Gráfico
Imagen alegórica

Entre quienes creen que la religión musulmana es incompatible con la sociedad española, el velo islámico o hiyab se convierte en referente simbólico de esa incomprensión. También de esa visión que la ciudadanía española tiene de las mujeres musulmanas y su papel en la religión, muchas veces procedente por la gran repercusión mediática que tiene cualquier noticia relacionada con ello.

También hay personas que, sin rechazar la presencia del Islam en la sociedad, dudan de que las mujeres musulmanas puedan elegir voluntariamente el hiyab, ya que se interpreta como una imposición religiosa y machista.

Para las personas musulmanas, el hiyab es un concepto relacionado a tener un código de vestimenta y comportamiento humildad y de recato, que en el caso de las mujeres se manifiesta en el pañuelo que cubre la cabeza dejando al descubierto la cara por completo.

Según la tradición musulmana, los hombres también tienen que cumplir con el hiyab utilizando vestimentas adecuadas para cumplir dicho precepto como pantalones largos.

Saber más

Imagen alegórica

Pero ¿Qué es el hiyab?

Imagen alegórica

Es un pañuelo que las mujeres musulmanas utilizan para cubrir sus cabellos y, a veces, su cuello.

Deja totalmente al descubierto el óvalo de la cara y no impide la comunicación.

Imagen alegórica
Imagen alegórica

Su tamaño, color y colocación depende de las costumbres de cada comunidad, de cada país o la moda, así como de la intención de quien lo luce.

Lo mismo puede decirse de las prendas que lo complementan: desde unos tejanos ajustados hasta una túnica amplia.

Saber más

Imagen alegórica

En origen, el islam no estipuló unos usos indumentarios concretos, sólo unas líneas genéricas que se han ido mezclando con vestimentas locales a lo largo de la historia.

Así, además de el hiyab, existen otras opciones de uso más localistas y minoritarias entre las mujeres musulmanas. Entre ellas están el chador, usado principalmente por mujeres de países como Irán; así como el niqab o el burka, prendas que no tienen nada que ver con el Corán o el Islam: se trata de vestimentas ligadas a tradiciones tribales y a costumbres culturales localistas.

'Chador': Es una túnica femenina habitualmente de color negro, que va prendida a la cabeza y cae hasta los pies envolviendo todo el cuerpo. Es usado sobre todo por mujeres de países como Irán, aunque no siempre es igual ni de color negro.

Imagen alegórica
Imagen alegórica

'Burka': Atavío tradicional que según las épocas y lugares designa distintas realidades materiales. Por ejemplo, entre las tribus afganas, es una túnica que cubre totalmente a la mujer, de la cabeza a los pies, y que sólo deja ver a través de una rejilla a la altura de los ojos.

'Niqab': Velo que, a diferencia del hiyab, cubre el rostro de la mujer y suele dejar al descubierto solo los ojos. Hay variaciones según el lugar: Argelia, Península arábiga, Egipto…

Saber más

Imagen alegórica

¿El Islam obliga a la mujer a llevar hiyab?

Imagen alegórica

No existe ningún precepto islámico que prohíba a la mujer participar en la vida social o política. Es una prenda recomendada a las mujeres y no es estrictamente obligatoria porque hay prioridades. Por ejemplo, una de estas prioridades es integridad física y moral de las personas. Una persona puede sentir igual su religión musulmana con hiyab o sin él.

Saber más

Entonces, ¿Por qué usan las
mujeres musulmanas el hiyab?

Hay mujeres que usan hiyab por creer que se trata de un requisito de su religión, por afirmar la tradición, como signo de su espiritualidad, por imposición de sus familias, como signo de su pertenencia a una comunidad, como reacción a los ataques islamófobos, por seguir la moda, por coquetería e incluso como acción feminista en el contexto occidental. O por otra cosa. O por todo ello al mismo tiempo.

La importancia que se le da a un escaso metro de tela es controvertida, ya sea en los medios de comunicación, en los debates públicos, en las opiniones o manifestaciones políticas, etc. A veces, el hiyab se interpreta en base a los prejuicios y a generalizaciones sin tener en cuenta la voz de la persona que lo usa.

Saber más

Imagen alegórica

Pero ¿Qué dice la ley?

Imagen alegórica

Existen varios derechos fundamentales que podrían amparar el uso del hiyab como el derecho a la libertad de conciencia, al libre desarrollo de la personalidad, a la intimidad personal y familiar, a la propia imagen y el Derecho a la libertad de expresión.

De todos ellos, el Derecho a la Dignidad de la persona recogido en el art. 10.1 de la Constitución Española se perfila como el embrión del resto, que le dan cauce.

Saber más

¿Es entonces el uso del hiyab
una forma de sumisión de la mujer?

La condición social de las mujeres en la mayor parte de los países, tanto de religión musulmana, cristiana o cualquier otra, depende de la estructura política, social, cultural y económica de dichos países.

La situación de las mujeres empeora considerablemente más en aquellas sociedades en las que los extremismos y la discriminación influyen en la vida de las personas dominadas por una población masculina conservadora, siendo la religión solo un elemento más a tener en cuenta.

Saber más

En ocasiones no vemos cómo mujeres que usan hiyab son defensoras de los derechos de todas las personas. Como ejemplo encontramos a Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz en 2014 y conocida por su defensa de los derechos civiles.

Saber más

Imagen alegórica

Entonces, ¿en qué medida dificulta la integración?

El hiyab es una libertad individual porque para muchas mujeres representa una parte esencial de su identidad. En ocasiones, es la consecuencia del estereotipo y los prejuicios que recaen sobre las mujeres que lo usan las que imposibilitan su integración real. Si a las mujeres musulmanas se les obliga a elegir entre su fe y un lugar de trabajo hostil, lo que harán es simplemente evitar esos lugares de trabajo.

Saber más

Las barreras a su integración son los miedos suscitados por el desconocimiento de otras personas y comunidades, así como las consecuencias de la exclusión social. Restringir el derecho a la libertad religiosa, además de ser un comportamiento nada ético, es ilegal.

Saber más

Imagen alegórica