Ciudadanía activa frente a rumores y estereotipos

StopRumores

Os dejamos aquí el artículo de Mikel Araguás, secretario general de Andalucía Acoge, escribió el 26 de septiembre de 2014 en el blog Migrados, de El País. Podéis encontrarlo en su ubicación actual aquí.

Quizá a quiénes estamos leyendo este artículo nos pueda sorprender que en un medio escrito como este se pueda decir en pleno siglo XXI: “Las mujeres son más complicadas que los hombres”[1]. Quizá nos sorprenda y enfurezca -con toda la razón- y exijamos una inmediata rectificación a quién ha lanzado semejante exabrupto.

También en lo más profundo de nuestra identidad, seguro que nos sentimos ofendidos en alguna ocasión cuando escuchamos a otros que dicen sobre nosotros, cosas tales como: “Los andaluces son todos unos flojos”, “los vascos, unos brutos”, “los catalanes, unos agarrados” o, como se dice últimamente en otros países: “Los españoles, unos manirrotos”, palabras ofensivas que no responden a una realidad compleja y que difícilmente podamos explicar en una frase (mal) hecha o en un tuit.

Sin duda alguna todo ello nos ofende, porque es MENTIRA.

Curiosamente a menudo y en otros medios o en conversaciones cotidianas escuchamos otras frases que, aunque igualmente ofensivas, suelen pasar inadvertidas o, en el peor de los casos, tomadas como verdades populares (o medio verdades) basadas en el refrán “cuando el río suena…”.

Este es el caso que hemos vivido en las últimas semanas en un contexto más amplio de debate social sobre el acceso a las prestaciones sociales en Euskadi, en la que detrás de un recibo por valor de 2.400 euros a nombre de una persona supuestamente extranjera, se ha originado un continuo cruce de declaraciones sobre el acceso (y supuesto abuso) de las personas de origen extranjero a prestaciones sociales, tomando por sentado que esta cifra era cierta. ¿La realidad? Cualquiera que tenga alguna relación con prestaciones sociales sabe que tardan un tiempo en reconocerse y aún más en verse reflejadas en los bolsillos de los perceptores.

De ahí que, aunque esta “inocente” polémica sea fácilmente rebatida exponiendo por un lado que esa es la cantidad correspondiente al pago de los atrasos que tiene la administración con la persona y aportando por otro los límites máximos de prestación, después de estar varios días con la polémica ¿Cómo vemos a los ciudadanos cuyo nombre acaba en —AMED? Sin duda alguna: señalados.

En este contexto, la Federación Andalucía Acoge, junto con otras entidades que ya se han incorporado al proyecto, hemos asumido el reto de crear una Agencia Antirumor en Andalucía y Melilla, que como otras existentes en otras ciudades y regiones del Estado, están destinadas  a combatir  los rumores  negativos que dificultan la convivencia en la diversidad de nuestros barrios, pueblos y ciudades, a través del fortalecimiento de las capacidades y redes ciudadanas.

Nuestra intención con este proyecto -y con la financiación  del  Ministerio de  Empleo y Seguridad  Social, y del  Fondo  Europeo  para la Integración-, es tratar de promover unaciudadanía activa formada e informada para combatir rumores. Una ciudadanía que nos permitan construir una sociedad diversa, en tres dimensiones diferenciadas: el diálogo interpersonal,  la convivencia y siendo conscientes de que esto, es imposible por nosotros mismos, creando redes para el trabajo en red con otras personas, entidades y administraciones.

Captura de pantalla 2014-09-25 15.49.16

Para ello, este jueves pusimos la primera piedra del proyecto; desde la webwww.stoprumores.com queremos ofrecer a través de un diseño moderno, fresco y cercano, herramientas de distinta naturaleza (infografías, vídeos, guías, recursos de otras redes existentes, preguntas y respuestas), pensados y  creados para que tanto cualquier ciudadano pueda obtener argumentos contrastados que frenen un rumor, como para fortalecer la segunda etapa del proyecto: una red de agentes antirumor. Esta agencia se pondrá en marcha en las próximas semanas, a través de formaciones iniciales de personas y colectivos de muchas ciudades del sur.

Porque, para nosotros, estos agentes son los vasos capilares de la estrategia a desarrollar en barrios, pueblos y ciudades de Andalucía y Melilla. Personas y entidades que puedan afrontar y erradicar el rumor desde la primera línea de la realidad a través de la información objetiva y argumentada frente a las falsas afirmaciones. Una primera línea de trabajo a la que aspiramos, con el tiempo de incorporar; además de temáticas que aborden la diversidad de forma más amplia (por desgracia los estereotipos afectan a las personas y colectivos más débiles) a más personas y colectivos, a instituciones públicas y organizaciones que nos puedan ayudar a frenar la proliferación de estereotipos dañinos para la convivencia.

Una primera línea de contención que ponga en valor esa frase de Bertolt Brecht “Cuando la verdad sea demasiado débil para defenderse, tendrá que pasar al ataque”; construyendo y generando -con la colaboración de todos y todas las personas a las que nos entusiasme esta iniciativa- argumentos, diseños, fotografías, materiales, ideas y capacidades, que fomenten un tejido social que ayude a construir un modelo de sociedad, basado en certezas y no en miedos, un modelo en el que la diversidad sea la base para la ciudadanía y no para un enfrentamiento interesado. Un modelo para todos y todas. ¿Te animas a construir juntos esta primera línea?

facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *